Peeling facial o limpieza facial; ¿En qué se diferencian?

Peeling facial o limpieza facial; ¿En qué se diferencian?

peeling facial o limpieza facial

Para tener un rostro saludable y con aspecto juvenil, existen múltiples tratamientos cosméticos. Y los más populares son la limpieza facial y el peeling. Aunque ambos nos ayudan a tener una piel libre de impurezas, es importante que conozcamos en qué consiste cada uno, pues los resultados que ofrecen son diferentes.

Entonces, ¿cuál debemos elegir? ¿El peeling o la limpieza facial? Empecemos analizando de qué tratan estos procedimientos tan demandados.  

Qué es una limpieza facial

Como su nombre lo indica, es un procedimiento cuyo objetivo es eliminar las impurezas de la piel, tales como puntos negros, espinillas, puntos blancos y otras. Está recomendada especialmente para aquellas personas con piel grasa o seca. 

Naturalmente, la piel produce grasa o sebo mediante las glándulas sebáceas. La contaminación ambiental, las células muertas, la presencia de bacterias y factores hormonales pueden causar que la producción de sebo se desequilibre, lo que genera la obstrucción de los poros. Esa es la razón por la que debemos realizarnos una limpieza facial al menos una vez cada 6 meses.

Este tratamiento nos ayuda a lucir un rostro con aspecto juvenil, luminoso y suave. Otro de sus objetivos es oxigenar la epidermis, lo que contribuye a la regeneración celular. Pero, ¿cómo se realiza este procedimiento? Esto depende de varios factores, pero generalmente se siguen los mismos pasos.

El primero es, después de limpiar el rostro, aplicar vapor con el objetivo de abrir los poros. Después, se procede a la extracción de los comodones u otro tipo de impurezas, ya sea de forma mecánica o con herramientas especializadas. Posteriormente, se aplican diferentes productos, como mascarillas y cremas, y se cierran los poros. 

Qué es un peeling

Es un tipo de exfoliación que está diseñada para eliminar las primeras capas de la piel. Está recomendado para personas con tendencia al acné o con manchas. Eliminar las células muertas de la epidermis, permite que la piel se oxigene mejor, lo que proporciona luminosidad, firmeza, disimula la apariencia de las arrugas y las manchas, y favorece la hidratación.

Existen diferentes tipos de peeling. El primero es el mecánico, que se realiza con procedimientos como la microdermoabrasión. El segundo es el físico, en el que se hace uso de láser, ultrasonido o criocirugía. Y el último es el químico, en el cual se aplican ácidos. 

Un dermatólogo o cosmetólogo es el especialista encargado de realizar este tratamiento. Es importante que acudamos a profesionales, de lo contrario, nuestra salud y bienestar podrían estar en juego.  

¿Cuál tratamiento es mejor?

Esto dependerá de lo que necesitemos. Debemos recordar que el objetivo de la limpieza es eliminar la suciedad de los poros y está indicada para personas con acné, poros dilatados o con excesiva producción de sebo. 

Por otro lado, el peeling elimina las células muertas de la epidermis y es ideal para tratar manchas, arrugas o cicatrices. 

Ambos procedimientos son útiles para retrasar los signos del envejecimiento y tratar diferentes problemas. Para elegir el adecuado, debemos acudir a un profesional en el área.

Consulta con tu dermatólogo

En nuestra clínica de especialidades en Valencia puedes encontrar una dermatóloga que te recomendará siempre lo mejor para la estética facial. Además contamos con especialistas en medicina estética que te guiará para mejorar.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *