¿Puedo hacer vida normal con una hernia discal? Tratamientos y alternativas

¿Puedo hacer vida normal con una hernia discal? Tratamientos y alternativas

hernia; tratamientos y alternativas

Para aquellos que acaban de recibir el diagnóstico de hernia discal el mundo no ha terminado. A pesar de que existen algunos molestos síntomas, es posible llevar una vida normal aún y teniendo esta patología. Solo hay que seguir algunos cuidados.

Hoy vamos a dar respuesta a muchas de las preguntas más comunes.

¿Qué es una hernia discal?

Llamada también hernia de disco, se produce cuando el centro del disco intervertebral se desplaza debido a una rotura, lo que hace que las fibras que lo conforman presionen la raíz nerviosa, causando dolor y modificaciones en la sensibilidad.

En la mayoría de los casos se experimenta ardor, dolor y una especie de hormiguero que puede variar según la ubicación de la hernia.

Las cervicales suelen afectar la parte superior del cuerpo, es decir, las extremidades desde el hombro a los dedos, mientras que las lumbares afectan a las piernas y los pies.

Los síntomas de estas lesiones suelen aparecer después de estar mucho tiempo sentado o de pie, durante la noche o al hacer esfuerzos para toser o estornudar.

Causas de una hernia discal

Existen muchos factores que llevan al desarrollo de una hernia. Algunas veces, están relacionados con movimientos bruscos o traumatismos, pero en la mayoría de los casos se refieren a la degeneración de la zona.

Hay que tener siempre presente que los discos son de las áreas que mayor desgaste sufren en la columna vertebral y cervical.

Diagnóstico y tratamiento

En muchos casos, las hernias se descubren casi por accidente. Es decir, por alguna prueba de una zona cercana, como radiografías o resonancias.

Muchas pueden llegar a ser asintomáticas y el paciente no experimenta ningún tipo de sensación o dolor, aunque también hay casos de personas con malestares frecuentes que no tienen ningún problema de hernia, sino que más bien son ligamentos irritados o músculos maltratados.

Entre el tratamiento más indicado, resaltan:

Medicación

Es el primer paso y su finalidad es disminuir los síntomas producidos, lo que quiere decir que no es recetada para hacer desaparecer la hernia, sino que atacan la inflamación y el dolor.

Fisioterapia

La fisioterapia se encarga de relajar los músculos que se encuentran contracturados, además de reducir la inflamación. Por eso, los dolores también son menores.

También interviene en la mejora de la postura, lo que a su vez ayuda a reducir el daño sobre los discos vertebrales.

Ozonoterapia

Uno de los tratamientos más populares de los últimos años, con muchos adeptos. Se trata de una infiltración directa sobre el área afectada.

Entre sus principales beneficios destacan:

  • Tiene muy bajo nivel de invasión.
  • Es ambulatorio, lo que quiere decir que el paciente no es hospitalizado.
  • Puede tratar diferentes tipos de hernias, incluso aquellas más complicadas como las cervicales.
  • Es apto para pacientes con diferentes enfermedades sistémicas.
  • El tiempo de recuperación es prácticamente inmediato. El paciente se reincorporará de manera muy rápida a sus diferentes actividades diarias.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

960664040